La Otra Acera

Desde el blog

Una mirada a un pasado no tan lejano.

Sentarme a escribir, a reflexionar o simplemente plasmar sobre «papel online»….. me trae muchos recuerdos.

Empecé escribiendo hace ya unos cuantos años, cuando no existían las videollamadas, WhatsApp, Telegram, Twiter, Wapa, Thinder …. cuando la máxima revolución era tener un móvil con forma de ladrillo.

Un nuevo mundo digital surgía, una ventana abierta al exterior, una forma de contactar con gente lejana y afín.

(Me pongo nostálgica, soy una sensiblona)

Hablamos de los años 2000, cuando empezaba a quedarse obsoleto aquello del IRC y empezaban a estar de moda chats como el de «chueca», incluso había algunos blogs que en sí eran auténticos «mini chats». Se comenzaba a hablar de la «bollosfera».


Recuerdo lo increíble de la tela de araña de los blogs. Alguien te comentaba e ibas a su blog para ver quien era, de paso cotilleabas los enlaces que tenía en su blog para ver a quién seguía y así sucesivamente. Tu comentabas a alguien dejando el link a tu blog o a tu correo y seguía creciendo tu red de contactos.

Éramos muchas y de estilos variados las blogueras ….. era un mundo tan inmenso y a la vez tan pequeño que terminábamos conociéndonos todas o casi todas, o como poco habiéndonos leído en alguna ocasión. Otro mini gueto.

Esto llevaba a hacer quedadas, que en ocasiones eran auténticas macro quedadas

¿Alguien recuerda el libro de «De otro Planeta»?. Aquello fue la bomba, fue un hito en el mundo de las lesbianas, una recopilación simbólica de los blogs de lesbianas más seguidos del momento. Ser nombrada en aquel libro era lo más de lo más. También supuso una mirada al frente para todas aquellas personas que empezaban a hablar de «visibilidad».

Ha ido cambiando tanto la forma de comunicarnos y los medios para conocer a otras personas que a veces parece que nací dos o tres siglos atrás, pero no, simplemente viví aquella revolución tecnológica.

Como dato curioso comentaré una anécdota: en los años 80 mi madre decía que habría un día que pudiéramos hacer llamadas de teléfono en las que pudiéramos ver a la otra persona. ¿No se equivocó tanto no?.

Resumiendo: que no se cuantos años después de dejar el mundo de los blogs, (una se hace mayor y tiene demasiadas obligaciones) me encuentro aquí de nuevo plantada frente a un portátil retomando un hobbie.

Soy una persona polifacética, no me voy a encasillar, escribiré de múltiples cosas, de aquello que me sorprenda, me guste o simplemente me resulte curioso.

Espero no haberles aburrido mucho, prometo ser más divertida en mis próximos post.

Señores, Señoras, soy Sacarosa y aquí termina mi presentación.

Un placer.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.