Respecto a quién soy lo dejo en manos de vuestra imaginación y capacidad para configurar una imagen de mi persona. No obstante, no os debería importar quién soy, si no para qué estoy aquí… una pregunta más acertada y sencilla de responder por mí parte.

Vengo con la intención de compartir con vosotros mis experiencias, fantasías y deseos más perversos. Pues seguramente no seré la única que los tiene y que hasta la presente introducción he mantenido sólo en mi círculo más íntimo, y en particular con quiénes he fantaseado y hecho realidad cada uno de mis caprichos.

Mi objetivo es explicar cómo se complace a Mistress Edging, o como podréis entender mejor a una Ama. En efecto, mi esencia es la dominación, el control y la entrega al placer, pero sin duda, será bajo mis órdenes y anhelos más profundos.

No tendréis más opción que confiar en mí para guiaros, con ayuda de mis palabras, al éxtasis y la liberación de vuestro placer, derrumbando los límites establecidos para alcanzar juntos, un nuevo nivel de satisfacción y disfrute.

No tengáis miedo de dejaros llevar, miedo del despertar de esas pasiones que tanto os empeñáis en esconder… Aquí os ordeno dejar los tabúes fuera de mis dominios y me entreguéis el control durante el tiempo que duren mis palabras.

Sé que mi querida y leal amiga Dómina Ene os ha estado instruyendo desde la parte más filosófica y segura del mundo BDSM, por lo que os puedo asegurar que estáis en muy buenas manos. Siempre es un placer compartir eternas horas de debate sobre este tema. Gracias a ella he podido crecer con cada palabra que hemos intercambiado y me ha traído hasta éste punto.

Y siguiendo su consejo cuando le comenté que me gustaría compartir éste espacio, os haré una breve explicación del significado que sustenta mi nombre.

“Mistress” se traduce generalmente como amante o señora; y “Edging” (aunque sea muy graciosa la traducción de Google Translate) en mi caso, hace referencia a una de las técnicas que más deleite me reportan. Se trata de la habilidad para provocar orgasmos más intensos y duraderos al retener el segundo antes del clímax de mi sumisa y extenderlo durante el tiempo que yo decida pudiendo disfrutar de cómo pierde el control de todo su ser por llegar a la culminación.

La locura y el descontrol que desprende… la desesperación y la súplica para que le permita llegar al ansiado orgasmo, tan liberador, sin capacidad de razonar. Convirtiéndolo en pura experiencia y vibración física y mental. Y por supuesto, el mío propio al ser espectadora a la vez que origen y final de tan grandioso momento.

Os invito a que lo investiguéis y lo descubráis en vuestras vidas. Soy consciente que, por mucho que lo describa, es algo que solo puede comprenderse al vivirlo.

Mistress Edging
Últimas entradas de Mistress Edging (ver todo)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.