La Otra Acera

Desde el blog

La rebelión de Stonewall,50 años y sigue la lucha

http://4.bp.blogspot.com/-qM_0HtNSfG4/UWxaRrjV7LI/AAAAAAAAAB8/Vh_XbhOQZvo/s320/250px-Stonewall_Inn_1969.jpg

Hola habitantes de La Otra Acera, este es el primer artículo ,que en La Otra Acera hemos decidido realizar con motivo del Orgullo LGTBI ,desde hoy 30 de mayo y hasta el 30 de junio celebraremos el “Mes del Orgullo” y durante este mes cada día iremos dejando artículos, recomendaciones, noticias o curiosidades orgullosas  sobre la celebración del “Día del Orgullo” un día que tiene motivos enfrentados, hay gente que lo considera una reivindicación ,gente que lo considera un circo, gente que lo ve como una fiesta sin más, y gente que piensa que de no salir a la calle el Dia del Orgullo no se hubiera alcanzado el grado de libertad que gozamos actualmente en nuestro país.Y todo esto me llevó a pensar en los inicios, en la gente que rompió los moldes, en los que se plantaron y dijeron ¡hasta aquí!, en los que decidieron levantarse y luchar, todo esto me llevó a pensar en “Stonewall” y los hechos que allí ocurrieron en 1969 ese acto de valentía se conoce como “La rebelión de Stonewall

 Pero para llegar allí primero deberíamos saber cuál era el estado del colectivo lgtb en aquella época, durante las decadas de 1950 y 1960 los gais y lesbianas estadounidenses debían enfrentarse a un sistema legal mucho más hostil con los homosexuales que en muchos otros paises,pero en los últimos años de la década de 1960 que fueron muy turbulentos, ya que había muchos movimientos sociales activos, tales como el movimiento afroamericano pro-derechos civiles (1955-1968), la contracultura de los 60 y las manifestaciones contra la guerra de Vietnam. Este clima beligerante, junto al ambiente liberal del Greenwich Village, influyó para que se produjeran los disturbios de Stonewall.

Había pocos establecimientos que acogían a personas abiertamente homosexuales durante las décadas de 1950 y 1960. Los que sí lo hacían eran generalmente bares, aunque sus propietarios y administradores raramente eran gais y si encambio asociaciones mafiosas que tenian menos reparos en enfrentarse al poder establecido. El Stonewall Inn, en aquella época, era propiedad de la mafia. Y era popular entre las personas de la comunidad gay. Las redadas policiales en los bares gais eran algo rutinario durante la década de los 60, pero aquel verano de 1969 en el barrio neoyorquino de Greenwich Village algo cambió, el dia 28 de junio también hubo una redada pero los agentes de policía perdieron repentinamente el control de la situación en el Stonewall Inn y atrajeron a una muchedumbre, provocando que se rebelasen. La tensión entre la policía de Nueva York y los residentes gais de Greenwich Village produjo más protestas la siguiente tarde, y sucesivamente varias noches después. En cuestión de semanas, los residentes del Village rápidamente se organizaron en grupos de activistas para concentrar esfuerzos en aras de establecer lugares para que gais y lesbianas pudieran manifestar abiertamiente su orientacion sexual sin miedo a ser arrestados.

Tras los disturbios de Stonewall, los gais y lesbianas de Nueva York hicieron frente a obstáculos de índole generacional, de clase y de género para formar una comunidad cohesionada. A los seis meses se habían creado dos organizaciones de activistas gais en Nueva York, con objeto de realizar protestas de confrontación, y además se fundaron tres periódicos para promover los derechos para gais y lesbianas. En pocos años se fundaron organizaciones de derechos homosexuales a lo largo de todo Estados Unidos y a nivel internacional. El 28 de junio de 1970 tuvieron lugar las primeras marchas del Orgullo Gay en las ciudades de Nueva York y Los Angeles, conmemorando el aniversario de los disturbios. Con el tiempo, otras ciudades fueron organizando marchas similares. Hoy día se celebran actos del Orgullo LGTBI anualmente por todo el mundo hacia finales de junio, para recordar los disturbios de Stonewall.

Y todo esto nos lo cuenta el documental “La Rebelion de Stonewall” un documental que debería ser de visión obligatoria en colegios, institutos y cualquier institución que se dedicara a enseñar a los más pequeños y a los no tan pequeños, la realidad de la lucha por las libertades  no solo de un colectivo si no de una parte de nuestra sociedad. Si no sois demasiado fans de los documentales siempre podéis ver el capítulo 7 de la primera temporada de “Caso Abierto” llamado “Un tiempo para odiar” que nos cuenta en cierta forma la misma historia que el documental, pero en un formato más ameno.

Todo esto son pequeños pasos que se han ido dando pero todavía queda un camino muy largo que recorrer,últimamente y cada vez más aparecen en los medios de comunicación noticias que nos dejan los pelos de punta sobre agresiones e incluso muertes de personas LGTBI a manos de individuos sin escrupulos y sin ningún aprecio por la vida humana, estas noticias que en un principio las veíamos lejanas por ocurrir en países donde los derechos civiles de los homosexuales e incluso de los que no lo son brillan por su ausencia se han hecho más patentes al ocurrir no solo en tu mismo continente como los casos de Rusia y los otros países del este de la civilizada Europa, si no en el mismo estado español, un país que se vanagloriaba de haber sido de los primeros en aprobar el matrimonio igualitario y en devolver al colectivo LGTBI unas libertades que les habían estado negadas durante 40 años, pero en todo cesto de manzanas siempre aparece alguna podrida que puede pudrir el resto y últimamente en este país tan gay-friendly han aparecido brotes de homofobia que nos demuestran que todavía hay mucho trabajo que hacer, no podemos bajar la guardia, recordemos que pocos días antes de las pasadas elecciones tuvimos que escuchar a un candidato al ser preguntado sobre la fiesta del Orgullo decir “Lo sacaremos fuera de Madrid porque causa problemas y atascos, la llevaremos a la Casa de Campo y obligaremos a sus organizadores a pagar la limpieza” vamos que quieren como en sus tiempos de gloria que los homosexuales estén fuera de las calles escondidos como unos apestados porque son unos enfermos contagiosos , otra candidata dijo que La Casa de Campo no era el mejor lugar para albergar el Orgullo porque “Es escenario de las familias durante el fin de semana”.

Y es por todo esto que año tras año desde hace 50 años, se sale a la calle, para recordar a todo aquel que piensa que todo ha sido o es muy fácil para los homosexuales a todo aquel que cree que se le están dando demasiadas libertades al colectivo LGTBI, que aquí no se está dando ni regalando nada, aquí se está devolviendo muy poco a poco un derecho, algo que jamás se debió quitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.