(Hace 18 años aproximadamente)

“ESTA MAÑANA ME ACORDÉ DE ELLA”

9:45 de la mañana, un café a medio beber, un cigarrillo recién encendido, espero a las 10 para empezar la mañana.

Miro por la ventana y veo los transeuntes pasar frente a mí, es una calle peatonal. Aspiro una pequeña bocanada de humo y lo expulso. Me quedo perpleja mirando el humo. Observo como se une al ambiente cargado que hay en el bar. Me encuentro absorta en mis pensamientos, en mis recuerdos, en mis ilusiones perdidas, en el fracaso de mi vida profesional y en el fracaso de mi vida amorosa.

Sigo bebiendo mi café, y fumando el cigarrillo. Ya queda poco de ambos. Echo un nuevo vistazo al bar, a la calle. La ciudad está en calma, aún es temprano. La gente va y viene, con pasividad, con tranquilidad. Un sentimiento de estaticidad me invade mientras sigo observando el movimiento de la calle. Algo llama mi atención, un nuevo cartel hay en la pared. Es un concierto de pop-rock.

Vienes a mi memoria, el pop-rock es tu música preferida. Otra vez te pienso, de nuevo te añoro. Cuantas veces te habré pensado, aquí conmigo, en esta cafetería, por las mañanas, desayunando juntas, compartiendo un café, un cigarrillo, una charla, mientras te digo «te quiero» con la mirada.

Ya solo es melancolía, casi no queda nada del amor. Es tristeza, pesadumbre, pena. Cada vez pienso menos en tí. Los momentos que ocupas en mi vida disminuyen con el paso del tiempo. Llegará ese día que te recuerde pero que no te eche en falta, que no te necesite, que no te quiera. Pensar en ello me entristece por lo que pudo ser y no fué. Quizás puse demasiadas esperanzas en tí, demasiadas ilusiones,, demasiados sueños.

Esto es la vida. Parpadeas y lo que tenías desapareció, lo perdiste. Tendré que aprender a apreciar más lo que tengo, y en el instante que lo tengo. Si al menos hubiéramos conservado la amistad. Una lástima, otra pena.

El tiempo también las borrará, las lástimas y las penas.

Tu recuerdo también desaparecerá.

(Hoy, la actualidad, 11:21h 6 Mayo 2020)

Estoy haciendo limpieza de correo electrónico (que cantidad de basura entra a las cuentas, increible). En borradores de mi primera cuenta, creada durante mi primer curso de universidad me encuentro este escrito guardado.

Cejas levantadas en un principio, y … ¿¿¿esto que és???…….. Sonrío, sonrío mucho, muchísimo, tengo ganas de reir a carcajadas. Sí que me tenías coladita si, mucho, inútilmente por aquellos tiempos.

Me voy a la cocina para hacerme una taza de café. Mientras se hace le doy vueltas a ese escrito …. “Mi primer gran amor femenino” como la/”lo” llamé durante mucho tiempo. Recuerdo aquel día, sonrío.

Cierro los ojos, cojo todo el aire que puedo y lo exhalo poco a poco. Me traslado a aquel momento, a aquella mesa donde siempre me sentaba en aquel bar. Me transformo en un fantasma invisible que viaja en el tiempo y el espacio 18 años después a 1000 km a distancia. Sentada frente a mí misma me observo mirando la calle y sintiendo todas esas cosas.

Ay…. querida «yo» todo lo que tienes que vivir aún, todo lo que te queda por experimentar, todo lo que te queda por sufrir y por reir.

Crecerás, y evolucionarás.

Tendrás que luchar mucho, pero eso ya lo sabes.

Viajarás, verás mundo y tendrás más ganas de seguir descubriendo cosas.

Conocerás a muchas personas, unas increibles e inolvidables, otras que preferirás no olvidar para no cometer los mismos errores y otras….. otras simplemente se convertirán en sombras de tu pasado ese que te forjará tal y como serás en un futuro.

«Ella» dejará de tener importancia, dejará de dolerte, lo sabes.

Te enamorarás, no una vez más, muchas veces más y con cada amor pensarás que el anterior no lo fue o que no era tan intenso como pensaste. Siempre serás una romántica aunque lo niegues querida mía.

Un día florecerás, renacerás, mostrarás al mundo quien eres pero solo aquellos a quienes tengan ojos para verte. No te importará si son pocos.

Seguirás floreciendo un día tras otro.

Tendrás días complicados, difíciles, incluso vivirás una pandemia a nivel mundial, pasarás miedo y mucha incertidumbre, tu vida se paralizará, tus esquemas se romperán por enésima vez y por enésima vez saldrás adelante.

Pero, para que ocurra tendrás que vivir todo esto, sin preavisos.

Desde el futuro te observo y sonrío, te queda tanto que vivir ….. me queda tanto por vivir ….

¿Habrá una «yo» del futuro invisible frente a mí ahora?. No puedo evitar sonreir, sonreirla, sonreirme.

Esto es una carta a mí en el pasado, a mí en el presente, a mí en el futuro …….

Releyéndome, bien pudiera ser el inicio de una novela romántica llena de aventuras.

Mi «yo» del futuro se ríe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.