Hola habitantes de La Otra Acera, hoy es 14 de julio,y hoy aparte de ser el día Nacional de Francia, también  es el “Día de la Visibilidad No Binaria” otra celebración que supongo no gustará a ciertos personajes, medios de comunicación, partidos políticos etc  que tienen unas ideas, unos mensajes y unas proclamas que huelen a naftalina que nos recuerdan a un pasado que el colectivo LGTBIQ+ de este país no queremos que regrese, porque hace casi 46 años que las cosas empezaron a cambiar en nuestra sociedad, hace casi 46 años que apareció en nuestras televisiones el entonces presidente del gobierno, Carlos Arias Navarro y dijo aquella famosa frase que cambió el curso de nuestra historia ”Españoles, Franco ha muerto”, con aquella frase se llegaba al final de casi 40 años de dictadura, y parecía que los nuevos vientos de libertad que corrían por el resto del mundo llegarían por fin a nuestro país, un país que hasta ese momento tuvo que afrontar y aguantar, perdida de libertades, sobre todo las mujeres que de ser un peso importante en la sociedad y habiendo conseguido el voto en 1933, pasaron a ser un cero a la izquierda, quedando relegadas a ser amas de casa y pasar a ser supervisadas por sus padres o maridos, ni podían abrir una libreta en una caja de ahorros, ni podían comprar una lavadora, si no llevaban la firma o el acompañamiento de su padre o marido, y quien también tuvo que soportar las barbaridades del antiguo régimen fue evidentemente el colectivo homosexual, porque en España existían cosas como “La ley de vagos y maleantes”.

La ley de vagos y maleantes era una ley del código penal español de 1933,referente al tratamiento de vagabundos, nómadas, proxenetas y cualquier otro elemento considerado anti social, conocida popularmente como “la Gandula”, fue aprobada por consenso de todos los grupos políticos de la segunda república, con la llegada del franquismo la ley fue modificada para incluir la represión a los homosexuales en 1954, en 1970 fue sustituida por “La ley de peligrosidad y rehabilitación social” de términos parecidos a la anterior, pero que incluía penas de hasta 5 años de internamiento en cárceles o manicomios para los homosexuales y demás individuos considerados peligros sociales para que se rehabilitaran esta ley junto a la de escándalo social fue usada de forma sistematica para la represión de la homosexualidad y la transexualidad en la última parte de la dictadura franquista.

Tras la muerte de Franco el indulto de 1975 y la amnistía de 1976 no incluyó a ninguno de los considerados peligros sociales, entrada la democracia la ley siguió en vigor aunque sin aplicación de fecto para los homosexuales, en enero de 1979 se eliminaron varios artículos de la ley, entre ellos el referente a los actos de homosexualidad, la lucha de los colectivos LGTB se centró entonces en conseguir la modificación de la ley sobre escándalo publico, consiguiéndolo en 1983 y siendo derogada en 1989,la ley de peligrosidad social fue derogada completamente en 1995, en la disposición adicional tercera de la ley organica de protección de datos de diciembre de 1999,se declaraban confidenciales los archivos policiales de todos los reprimidos con esta ley, y solo los historiadores pueden acceder a sus datos con fines estadísticos.

Como veis en estos años, mucho hemos tenido que luchar para reconquistar unos derechos que nunca debieron quitarnos, y aunque el fin del franquismo fue hace más de 45 años, el fin de estas leyes sectarias y represivas solo hace veintitantos ,o sea casi nada, por eso no debemos bajar la guardia, sobre todo viendo lo que está ocurriendo en nuestro país en los últimos tiempos , me produce una tremenda tristeza ver como jóvenes que ni habían nacido en esa época, es más tal vez ni sus padres habían nacido, acogen y aclaman esa ideología rancia y cruel, ellos que solo han conocido una España en color, una España diversa y libre y no por suerte “Una Grande y Libre” quieren volver a la España en blanco y negro, a la del NO-DO en los cines antes de la película, quieren volver a una época que por suerte no conocieron y eso me llena de tristeza y me hace pensar que todavía queda mucho camino por recorrer.

Pero tengo claro que digan lo que digan, hagan lo que hagan, a pesar de su violencia y sus rancias proclamas , no vamos a retroceder, no vamos a volver a encerrarnos en los armarios , este país también es nuestro, y el blanco y negro ya no existe porque llegaron los colores del arco iris para quedarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.