El mundo del BDSM es amplio y diverso, hay personas muy doctas, personas que lo adaptan a su vida como un juego mas, personas que realmente viven su filosofía, puede ser un lugar tan amplio y adaptable como cualquier relación sexual.

Si bien en mi último artículo te daba una guía de consejos para principiantes y dije que iba a empezar a hablar sobre dominación, sumisión, tipos de amos/as y sumisos/as, he llegado a la conclusión de que antes hay que tirar tabúes abajo y dar ciertas guías sobre este mundillo. Así que en este post pretendo dar una pequeña guía práctica de como empezar.

Al principio puede ser confuso e incluso dar miedo, por la pinta u aspecto del juego en el que te vas a meter, así que lo primero que quiero aclararte es que el BDSM no tiene que incluir dolor en la relación, recuerda siempre debe de ser, seguro, sano, consensuado.

Otra falsa idea es que una relación BDSM tiene que ser intensa y que esa intensidad se mantiene durante toda la relación. Pues no, entiendo que a veces es difícil encontrar información de como empezar poco a poco y reconozco todos hemos sido impacientes en algún momento (sobre todo al principio), pero lo mejor es empezar despacio, especialmente si eres nuevo/a en los aspectos físicos del BDSM. Es peligroso para uno mismo y para tu pareja o para un tercero que te pongas a realizar técnicas que no sabes como se hacen. La práctica y la planificación son esenciales al intentar nuevos retos.

Cuando una pareja empieza a iniciarse en los aspectos físicos del BDSM suele ser habitual que sobre todo la parte sumisa se asuste y tenga miedo. Lo mejor es empezar despacio, por ejemplo con un flogger de terciopelo o ante flexible.

Flogger
flooger de terciopelo

Un flogger de terciopelo o ante no causa apenas dolor (a menos que lo apliques con dureza) pero produce una sensación muy erótica y que despierta los sentidos. Muchos amos/as lo utilizamos como juguete o para calentar el ambiente, su función es causar placer, no dolor.

Dado que con el flogger es difícil causar daño a tu pareja, sirve estupendamente para aprender. Es necesario mucho esfuerzo para conseguir que un flogger de terciopelo lastime realmente. Usa al principio sólo pequeños golpes, incrementando la intensidad poco a poco cada vez. Esto permite que ambos ajustéis las sensaciones a medida que aumentan y aprendáis a relajaros con el procedimiento.

Otra manera de empezar a jugar es con bondage suave. Para empezar, elije una posición, para el/la sumiso/a, de brazos y piernas extendidos en cruz (Spread eagle) utilizando una cuerda suficientemente ancha que sea muy suave. Puedes utilizar lazos de tela de terciopelo. Podría ser encima de la cama, bien mirando hacia arriba o de bruces con cojines debajo del vientre.

Muchos amos/as encontramos los lazos de tela de terciopelo perfectos para trabajar. Una vez más la suavidad crea una sensación muy erótica, y además permite ver claramente la realidad de sentirse atado/a. También, al ser más suaves, son menos proclives a clavarse en la piel si se atan demasiado fuerte o se deslizan. Ten SIEMPRE unas tijeras cerca por si necesitas liberar a tu sumiso/a. Existen muchos nudos suaves que se pueden apretar o desliza según el forcejeo del sumiso/a, este es un campo del que os hablaré más adelante.

Básicamente, cualquier tipo de juego del que hayas leído u escuchado hablar, se puede llevar un nivel muy suave y utilizarse como juegos para principiantes, solo hay que ser previsor y tener creatividad. En un principio concentra el objetivo en dar placer, esto ayudará a vencer el miedo y puede ser el inicio de un largo camino a otro tipo de practicas.

Comenta siempre las escenificaciones después de que se hagan, para aprender qué ha sido lo que gustó o no gustó a tu pareja. Estas charlas son de gran importancia para pensar en las próximas sesiones. Sin embargo, es imprescindible durante estas conversaciones, que ambas partes expongan de forma sincera sus sensaciones y opiniones. Si el sumiso quisiera que los golpes fueran más fuertes, deben saberlo ambos, ya que en caso contrario el Dominante no sabrá cuándo llevar el juego a un nivel más alto.

Juega siempre con seguridad, intente siempre probar los juguetes contigo mismo/a (si es posible) antes de usarlos con tu sumiso/a y practica siempre la técnica y la puntería con cualquier flogger hasta que te sientas cómodo/a antes de usarlo con un ser vivo.

Una almohada de terciopelo o felpa sirve para practicar, porque el cambio en el color de esos materiales indicará donde se da el golpe. Recuerda, una sesión es para el placer de los que participan, así que diseña tus preferencias específicas (y las de quienes participen) y deja que la naturaleza siga su curso.

Si quieres que te recomiende algún flogger o donde comprarlos, contacta conmigo en [email protected] y te pondré en contacto con la persona adecuada.

Basado en un articulo de Raven Shadowborne

Imagen de zseeee en Pixabay

Domina Ene

Soy la invitada especial de este proyecto, el lado oscuro de #LOA, la dómina neófita, la que os contará el lado salvaje de la sexualidad, los juegos más criticados y los mas secretos. Sígueme en este lado de la cama.
Domina Ene

Latest posts by Domina Ene (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.